¬ŅY si el l√≠der falla? ¬ŅQu√© hacemos?

Y si el líder falla qué hacemos - Javier Galué

Cuando el líder falla

En mis conferencias sobre liderazgo en empresas y organizaciones siempre hago √©nfasis en la idea de que una cosa es un L√ćDER y otra es un BUEN L√ćDER. El l√≠der es una persona que hace que otros le sigan convirti√©ndose en el protagonista absoluto de un logro colectivo. Hay muchos tipos y estilos de liderazgo. No es lo mismo un l√≠der militar, que uno deportivo, religioso, pol√≠tico, empresarial o social. Sin embargo, no todos los l√≠deres gu√≠an hacia un mejor destino. La historia de la humanidad y de las empresas est√° llena de l√≠deres, con liderazgo real y efectivo, que han llevado a sus seguidores a destinos muy inciertos y hasta tr√°gicos.

El buen l√≠der consigue el objetivo (una situaci√≥n mejor que la anterior) y hace que los seguidores le sigan porque quieren y no porque est√°n obligados a hacerlo, compartiendo su misma visi√≥n y anhelos. El buen l√≠der impulsa, inspira, considera las fortalezas y debilidades de cada individuo, construye un ambiente adecuado, cultiva la confianza y promueve la superaci√≥n personal de los seguidores. El BUEN L√ćDER CREA M√ĀS L√ćDERES que puedan alcanzar un objetivo superior.

Pero ¬Ņqu√© sucede cuando el l√≠der falla?

Cuando un l√≠der crea expectativas que no son conseguidas ( cuando el l√≠der falla ), cuando sus acciones no son coherentes con su discurso, cuando act√ļa solo como jefe y no como l√≠der, cuando pone por delante sus intereses personales, cuando sus acciones no son √©ticas, cuando no acepta errores o cuando no escucha activamente, se convierte en un gran problema que puede afectar negativamente y en cadena a toda la organizaci√≥n.

Razones por las que el liderazgo falla

El fallo m√°s com√ļn en los liderazgos que suelo encontrar en mis consultor√≠as a organizaciones es la no utilizaci√≥n de una escucha activa real. A mi entender es uno de los fallos m√°s perjudiciales, aunque hay muchos m√°s que pueden deberse a descuidos, falta de tiempo, falta de inter√©s, a la rutina o al t√≠pico ‚Äúeso siempre se ha hecho as√≠‚Ķ‚ÄĚ que tanto da√Īo hace a las organizaciones.

No reconocer los aciertos de los dem√°s, permanecer en la zona de confort, no aceptar (p√ļblicamente) los errores propios, no formarse continuamente, la falta de humildad, no dejar sucesores bien preparados para el futuro, dejarse llevar por prejuicios, pretender saber de todo y siempre llevar la raz√≥n, realizar los procesos de toma de decisi√≥n a destiempo, tener un gran ego, no ser autocr√≠tico, llevar los conflictos al plano personal o emocional y no fomentar la creatividad y la participaci√≥n son solo algunos otros fallos que van desgastando el liderazgo de personas con responsabilidad en las organizaciones.

Actualmente se relaciona al liderazgo con la influencia. Dentro de la pirámide de jerarquía el líder puede estar en cualquier lugar, desde el rango/cargo inferior al superior. Es cuestión de saber y poder influir en los demás, sean superiores o subalternos. Cuando el liderazgo dentro de una organización no tiene influencia y no logra persuadir a sus seguidores, las consecuencias pueden ser demoledoras para su funcionamiento, productividad y competitividad.

Las grandes expectativas creadas por los l√≠deres pueden convertirse en grandes desilusiones si √©stas no se cumplen. Empleados, compa√Īeros o votantes (en la pol√≠tica) desilusionados, sin pasi√≥n por lo que hacen, sin un camino trazado claro y posible, sin una persona con capacidad de decisi√≥n que les escuche, sin un proceso de toma de decisiones claro, sin motivaci√≥n como equipo, sin una gesti√≥n correcta de los conflictos, etc., formar√°n parte de grupos/equipos de personas capacitadas que trabajar√°n y cumplir√°n con sus obligaciones pero que no sumar√°n todo lo que podr√≠an, que no alcanzar√°n el punto ideal de productividad, y que en definitiva, no se comprometer√°n al m√°ximo con la organizaci√≥n y con el futuro colectivo.

En estos casos pueden producirse varias situaciones. Dentro de las m√°s comunes est√° la organizaci√≥n sin liderazgo que sobrevive solo por inercia, repitiendo constantemente la frase ‚Äúse hace como siempre se ha hecho‚Ķ‚ÄĚ, lo que la har√° mucho menos productiva, creativa, innovativa y competitiva. Otra, m√°s conveniente, donde a falta de liderazgos surgen nuevos l√≠deres que cubren esa necesidad, y aunque no posean un cargo relevante, logran influir en los dem√°s. La ideal es que el liderazgo est√© presente en toda la estructura organizativa con diferentes tipos, matices, estilos y momentos, dependiendo de las circunstancias, lo que har√° a la organizaci√≥n mucho m√°s flexible y adaptable al cambio de acuerdo con el entorno, con la competencia y con el futuro.

Como moraleja me gustar√≠a hacer √©nfasis en el hecho de que una gesti√≥n correcta del liderazgo interno de las organizaciones es esencial. Identificarlos, potenciarlos y formarlos individualmente puede representar una gran diferencia para lograr el √©xito. As√≠ estaremos muy atentos a cuando el l√≠der falla, ponerle una soluci√≥n…


‚Ė∑ DESCARGA GRATIS MI GU√ćA ‚óĀ

“LOS 3 CEREBROS DE LA COMUNICACI√ďN”

Me preocupa tu privacidad y por eso cumplo con la legislación vigente Política de Privacidad


¬°Gracias!

Javier Galué Amblar
Formación In Company РConferenciante РCoaching
Habilidades de Comunicación, Persuasión, Liderazgo, Carisma e Influencia
Madrid, Espa√Īa.
> Si me quieres contratar escr√≠beme AQU√ć >